Nuestro Blog

En el mercado que cambia constantemente parece que la adaptación ya no es una elección. Si las empresas quieren sobrevivir en el mundo real, tienen que empezar por realizar los cambios en el ámbito digital cuanto antes posible, incluidas las del sector inmobiliario o retail.

Si bien la transformación digital es una necesidad universal para todos los sectores, la forma en la que llega a cada uno de ellos depende de las características del propio sector. En el caso del sector retail está claro que los consumidores son los que marcan el ritmo, por lo que antes de empezar deberíamos preguntarnos: ¿Quiénes son mis clientes y qué esperan en la experiencia de compra?

Dadas las características específicas del proceso de venta, las empresas del sector retail solían seguir un modelo de negocio tradicional. Sin embargo, los cambios que se van produciendo en el comportamiento y hábitos de los consumidores en los últimos años les han obligado a plantearse unos cambios importantes.

Cada vez más los consumidores apuestan por las experiencias digitales, sobre todo las generaciones más jóvenes que han crecido rodeados de las nuevas tecnologías y les gusta hacer el uso de ellas cada vez que puedan. Aunque, ahora mismo puede que no sean los consumidores principales, dentro de unos pocos años se convertirán en los clientes potenciales.

Por otra parte, los consumidores habituales disponen de menos tiempo libre, por lo que no quieren perderlo haciendo colas, ni buscando los productos que se ajusten a sus necesidades; la clave está en ofrecerles una experiencia que, además de ser entretenida, cubra estas necesidades aprovechando las nuevas tecnologías.

pago con movil_trannsformacion digital

Estos son los 4 factores señalados como clave en un estudio realizado por la Fundación Orange:

  1. Mobile. Hoy en día los dispositivos móviles se han convertido en la pantalla más usada, por lo que es un factor difícil de ignorar a la hora de hablar de digitalización. Su uso aporta múltiples beneficios, tanto para los consumidores como para las empresas, entre las cuales cabe mencionar la posibilidad de realizar la compra desde cualquier lugar o la posibilidad de pagar con el móvil.
  2. Cloud. Para poder atender las nuevas necesidades de los clientes, la computación en la nube parece ser el camino más deseable. Cloud computing permite sincronizar toda la información en el tiempo real facilitando una experiencia fluida para el cliente, independientemente del canal o pantalla que decida utilizar.
  3. Social. Las redes sociales esconden un enorme potencial para cualquier tipo de negocio, así que es un aspecto fundamental a la hora de realizar los cambios. Un buen manejo de las comunidades virtuales puede contribuir en la imagen de la marca y reforzar su posición en el mercado.
  4. IoT. Si hablamos de la transformación digital, la aplicación de las innovaciones conocidas como Internet of Things o Internet de las Cosas es una apuesta segura. Estas son algunas ideas que pueden ser empleadas en el sector retail:
    • Las etiquetas RFID pueden agilizar de forma significativa la reposición de las mercancías y permiten tener un mejor control sobre las existencias.
    • Los beacons son los pequeños dispositivos de bajo consumo que utilizan la conexión de Bluetooth. Pueden conectarse con el móvil del consumidor y aportarle una información adicional sobre un producto, como una descripción, otros colores o tallas disponibles, etc.
    • Los probadores inteligentes que permiten mantenerse en contacto con el asistente de la tienda ya son una realidad. En España la primera empresa en introducir esa innovación ha sido Inditex.

¿Cuáles son las tendencias actuales?

  • Omnicanalidad y multipantalla: se trata de aprovechar todos los canales disponibles para llegar al cliente y darle la oportunidad para realizar la compra desde cualquier lugar y a cualquier hora.
  • Automatización y personalización: paradójicamente la automatización en este caso convierte la compra en una experiencia más humana. Gracias a los datos obtenidos en el proceso de la compra es posible ajustar la experiencia al gusto de cliente de una forma que sería prácticamente imposible de lograr en una tienda física.
  • Showrooming y webrooming: estos dos conceptos son un perfecto ejemplo de nuevos comportamientos practicados por los consumidores. El primero, es cuando un cliente visita una tienda para ver el producto físico para posteriormente comprarlo a través de la tienda online; y el segundo, webrooming, es lo opuesto al showrooming. En ambos casos la convergencia de lo físico y lo virtual es imprescindible para facilitar esas prácticas a los consumidores.
  • Click&collect: esa práctica consiste en realizar la compra online para posteriormente recogerla en el establecimiento escogido. El cliente ahorra el tiempo que tendría que gastar buscando la ropa en la tienda, pero también los gastos del envío al recogerla personalmente.
  • Convergencia on–off: no se trata de descartar los establecimientos físicos, sino todo lo contrario, convertirlos en el eje central de la experiencia de compra. Adaptar a la nueva realidad con la ayuda de tecnología: los probadores interactivos, etiquetas RIFD o beacons, sólo son algunas de las ideas que se podrían aprovechar en este concepto.

Beneficios para todos: ¿qué beneficios se obtienen?

  • Una compra más eficiente aumenta el nivel de la satisfacción del cliente.
  • Se refuerza la confianza depositada en la marca y aumenta el nivel de fidelización.
  • Los datos recolectados permiten mejorar la atención al cliente.
  • Un mejor control sobre el stock y reducción de la posibilidad del fraude.

La transformación digital del sector retail está en marcha y aunque en un primer instante los desafíos que se presentan pueden resultar sobrecogedores, el resultado final beneficiará tanto a los consumidores, como a la propia empresa.

Comentarios ( 0 )

    Publica un comentario

    Your email address will not be published. Required fields are marked *