Tag: platform as a service

Un tema bastante candente en la actualidad es el Cloud Computing -también conocido como computación en la nube-, ya que gracias a éste, pequeñas y grandes empresas pueden hacer uso de una gran selección de recursos que facilitan la gestión e implementación de aplicaciones y/o infraestructuras en su negocio. Se pueden diferenciar tres modelos de servicios en la nube: infraestructura como servicio (IaaS), plataforma como servicio (PaaS) y software como servicio (SaaS). Para saber qué servicios en la nube nos conviene implementar en nuestro negocio, es importante entender qué es y qué funciones poseen. Por este motivo, a continuación, os desglosamos cada una de ellas:

Infraestructure as a service – Infraestructura como servicio (IaaS)

Al igual que con todos los servicios de Cloud Computing, brinda acceso a los recursos de computación en un entorno virtual, “la Nube”, a través de una conexión pública, generalmente Internet. Sin embargo, con IaaS, el cliente tiene acceso a componentes virtuales para construir sus propias plataformas de IT. Este servicio informático en la nube es proporcionado por un proveedor externo. Por norma general, el modelo típico de facturación de los servicios IaaS sigue el principio de “pago por uso”.

Las principales funciones de IaaS son:

  • Escalabilidad. La infraestructura es escalable, en función de las necesidades de almacenamiento y procesamiento.
  • El hardware físico subyacente que soporta IaaS lo configura y mantiene un proveedor en la nube, lo que permite ahorrar tiempo y el coste de comprar y mantener su propio hardware a la empresa.
  • Pay for use o pago por uso. La empresa solo paga por el recurso que realmente utiliza
  • Fácil acceso. Se puede acceder al servicio desde cualquier lugar a través de Internet, siempre que el protocolo de seguridad de la nube lo permita.
  • Como los datos están en la nube, no existe ningún punto de fracaso.

Algunos ejemplos de IaaS son: DigitalOcean, Linode, Rackspace, Amazon Web Services (AWS), Cisco Metapod, Microsoft Azure, Google Compute Engine (GCE)

Platform as a service – Plataforma como servicio (PaaS) 

Este servicio cloud proporciona una plataforma, orientada a desarrolladores, para que les permitan crear aplicaciones y servicios accediendo simplemente a través de su navegador web. El cliente puede gestionar, distribuir, personalizar y probar por si mismos sus aplicaciones. Los servicios PaaS se alojan en la nube y los usuarios pueden acceder a ellos simplemente a través de su navegador web.

Las principales funciones de PaaS son:

  • La empresa se puede centrar únicamente en el desarrollo ya que no necesitan preocuparse por invertir en una infraestructura física.
  • Simplemente a través de un navegar web se pude desarrollar  una aplicación sin necesidad de contratar personal experto para ello.
  • Flexible y adaptable. El cliente tiene control absoluto sobre las herramientas instaladas dentro de sus plataformas y puede crear una plataforma que se adapte a sus necesidades específicas.
  • Es posible el trabajo en remoto si los equipos de desarrollo se encuentran ubicados en diferentes zonas geográficas ya que al entorno de desarrollo se accede a través de internet.

Algunos ejemplos de PaaS son: AWS Elastic Beanstalk, Windows Azure, Heroku, Force.com, Google App Engine, Apache Stratos, OpenShift

Software as a service – Software como servicio (SaaS) 

Se trata de cualquier servicio basado en la web, es decir, hace referencia a un tipo de servicio cloud por el cual los clientes pagan por el acceso a una aplicación en Internet. Las aplicaciones están alojadas por un proveedor y puestas a disposición de los clientes en una base de suscripción. Todo el desarrollo, mantenimiento, actualizaciones, copias de seguridad es responsabilidad del proveedor. Los usuarios no instalan aplicaciones en sus dispositivos locales, sino que las aplicaciones residen en una red cloud remota a la que se accede a través de la web o una API.

Las principales funciones de SaaS son:

  • Sin instalación o descarga. Una de las grandes ventajas de SaaS es que los usuarios no tienen que descargar ni instalar el software. Al tratarse de un servicio en la nube, directamente desde un explorador web pueden acceder a la aplicación SaaS.
  • Accesible. Ligado al anterior, el usuario solo necesitará un dispositivo que disponga de Internet para conectarse y comenzar a utilizar los servicios. Asimismo, pueden utilizar tanto dispositivos  móviles como fijos, lo que permite la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar.
  • Externalización. El mantenimiento y actualizaciones del software no dependen del usuario que utiliza el servicio. Son los proveedores del SaaS quienes se encargan del correcto funcionamiento del software, actualización y mantenimiento.
  • Económicamente accesible. Por lo general, los servicios de SaaS se pagan solo por lo que se usa, por usuario o por el derecho a acceder al uso del software durante un determinado periodo de tiempo -por ejemplo, mensualmente-
  • Fácil integración con el personal de la empresa. Los usuarios no requieren una cualificación experta en informática. Simplemente, desde un dispositivo con acceso a Internet pueden comenzar a desempeñar sus funciones puesto que no se requiere ningún tipo de licencia, instalación de software o cualificación experta.
  • Seguridad. Los datos están seguros gracias a su almacenamiento en un servidor en la nube ya que, de este modo, se producen menos anomalías o pérdidas de datos. Además, un error en el equipo no provocará pérdida de datos.

Algunos ejemplos de SaaS son: Google Apps, Dropbox, Salesforce, Cisco WebEx, Concur, GoToMeeting, CRM online