Tag: estrategia

Hace décadas, ya había empresas que recogían y analizaban datos para poder obtener perspectivas y descubrir tendencias de los consumidores. Para ello, plasmaban los números en hojas de cálculo y los examinaban manualmente. Hoy en día, el análisis de datos se realiza mediante sistemas de software sofisticados. Esto permite estudiar una mayor cantidad de datos, reduciendo el tiempo que se invierte en ello y, por tanto, posibilitando a las empresas a tomar decisiones de manera más rápida y eficaz, lo que ayuda al negocio a seguir siendo competitivo en el mercado.

A pesar de esto, muchos son los que siguen asociando aún el Big Data a las empresas de nuevas tecnologías, creyendo que sus aplicaciones no pueden salir de ese mercado.

Ejemplos de implementación de Big Data en grandes marcas

Actualmente, debido a la cantidades dispositivos que nos rodean, estamos constantemente en contacto con grandes cantidades de datos. Este hecho, ha provocado que los grandes casos de éxito de la aplicación del Big Data vengan de la mano de compañías que no tienen nada que ver con el mercado de las nuevas tecnologías. El Big Data y la Inteligencia Artificial son dos conceptos que suelen ir ligados, a continuación os exponemos 4 ejemplos de grandes marcas que los han implementado en sus estrategias de marketing:

  1. Netflix

Esta plataforma utiliza los datos en su gran mayoría para recomendar contenido a sus consumidores, pero también para poder averiguar qué series producir y a qué figuras del mundillo debe fichar. La serie original de Netflix “House of Cards”, ha sido la primera en alcanzar el éxito gracias al análisis previo de grandes conjuntos de datos. A la plataforma, le llevó alrededor de seis años recopilar todos los datos que creían necesarios para realizar una serie que tuviese una gran acogida entre el público. Emplearon dichos datos a cerca de los hábitos de los espectadores para diseñar un contenido que combinara creatividad y Big Data. Esto, ha conseguido demostrar la gran importancia del estudio de los hábitos de los consumidores a la hora de generar productos, contenidos y servicios.

  1. Nike

Uno de los mayores ejemplos de implementación del Big Data a nivel deportivo. Nike, mediante su plataforma Nike+, captura día a día una elevada cantidad de datos que hacen referencia a distintas características de su usuarios. Esto, le permite poder determinar aspectos como el potencial que posee para la marca ese cliente, cuando tendrá este la necesidad de adquirir nuevo producto en función de la actividad física que realiza o cuáles son sus intereses en ámbitos relacionados con el deporte, dándole la posibilidad de mostrarle a los usuarios una oferta de productos y servicios personalizada.

Para recoger los datos, ha desarrollado una serie de dispositivos wearables, los cuales vende a los usuarios como productos complementarios que mejoran su rendimiento físico. Esta tecnología, está interactuando de forma continua con el usuario y las aplicaciones pertinentes, lo que facilita la recopilación de datos y produce una aceleración de todo el proceso.

  1. Zara

Ya en la década de 1980, fue pionera en un concepto de moda conocido como fast-fashion: desarrolló un método de rápida reacción a las cambiantes tendencias de moda, empleando cadenas de suministros basadas en el abastecimiento cerca de la sede para poder acelerar los plazos de entrega.

Pero los nuevos competidores crecen, y esto ha hecho que Zara de un paso más en el empleo de datos en sus estrategias. Ha conseguido desarrollar una tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID). Esta tecnología, recoge los datos de posición de todas las prendas que se encuentran en las tiendas y los almacenes, como si cada una de ellas llevara un pequeño GPS incrustado. Permite identificar las prendas de individualmente durante su recorrido desde las plataformas logísticas hasta su venta, de manera que, cuando un cliente busca una prenda concreta, el personal de la tienda puede saber en tiempo real la disponibilidad del producto en esa tienda u otra cercana. Esto hace posible que, gracias al seguimiento del Big Data, los artículos sean localizados más rápido y con mayor precisión, lo que favorecerá al servicio y a la fidelización de los compradores.

  1. Coca-cola

Emplea el Big Data para establecer precios y mantener cierta consistencia en el sabor de productos ligados a cuestiones naturales, partiendo de datos del tiempo, información de cosechas e históricos de precios. Además, han lanzado una nueva bebida teniendo como base los datos extraídos de los sistemas self-service, los cuales proporcionan información sobre los gustos de los consumidores. Pero esto no es para lo único que utilizan la gran cantidad de datos que recogen sobre los usuarios, llevan años empleándolos para medir la presencia de sus productos y los de sus competidores en las fotografías que son subidas a la red. Una vez que han analizado esta conducta y mediante algoritmos, deciden qué anuncios deben servir a esos internautas. Con esto consiguen que su publicidad posea hasta 4 veces más posibilidades de que hagan clic en ella.

El tráfico orgánico SEO (Search Engine Optimization) es fundamental para el presente y futuro de cualquier sitio web. Este tipo de tráfico orgánico,  junto al directo (escribir una URL directamente desde el navegador), son las dos principales formas de acceder a cualquier web. Ambas alcanzan casi el 80% del tráfico total de la red y es por esto que es de vital importancia cuidar ambos campos.

Por una parte, el tráfico directo es el más sencillo, ya que poniendo el nombre de tu marca, empresa o fin empresarial/social en el dominio estarás haciendo lo correcto.

El tema se complica en la creación de una estrategia SEO, ya que de ella dependerá el posicionamiento y visibilidad de un sitio web. Por este motivo debes ser cuidadoso con ella y prestarle toda la atención que esta requiera.

A continuación vamos a comentar 14 errores que debes evitar en cualquier estrategia SEO:

  1. Contenido sin calidad

Una idea errónea muy común es pensar que debes publicar por publicar. Indudablemente tienes que publicar contenido regularmente en el sitio web para que este tenga un buen posicionamiento web, pero no caigas en el error de publicar cosas que carezcan de interés o calidad. Si actúas así tu imagen y posicionamiento se verán dañados.

  1. Pensar que un buen contenido es suficiente

Un buen contenido es indispensable pero no es suficiente. Debes cuidar todo lo que le acompaña, y que esto sea de la misma calidad que lo publicado.

  1. Traducción de palabras clave

Cuando se eligen las keywords de una publicación no caigas en el error de poner una traducción únicamente, pon las dos. Es decir, si estás hablando de un tema de tecnología no pongas como keywords “tecnology” únicamente, debes añadir también “tecnología”, así tu público se verá aumentado.

  1. Ignorar a la competencia

Este apartado se puede y debe incluir en cualquier estrategia de cualquier ámbito empresarial. Debes saber que hacen y que no hacen tus competidores para intentar marcar una diferencia con ellos.

  1. Google no es el único motor de búsqueda

A nivel mundial Google es el buscador más importante y reconocido del mundo, pero en determinados países se pueden encontrar otros buscadores más utilizados que este. Por este motivo, si tu objetivo es dirigirte a diferentes países tendrás que tener en mente también los buscadores que en ellos sean los predominantes.

Si tu objetivo se plantea en un ámbito nacional español, Google es el buscador al que más importancia debemos dar.

  1. Pensar primero en la empresa

Es un error muy fácil y absurdo de cometer. Tienes que despertar interés en nuestros usuarios, clientes, etc. y es por ello que cualquier diseño o estrategia a realizar debe ir enfocado a ellos.

  1. Contenido duplicado

Esto se podría relacionar con lo anteriormente expuesto, en el apartado 1, y es que no se debe generar por generar.

Google penaliza bastante cualquier tipo de contenido que pueda estar repetido en un sitio web. Es fácil controlar esto y no caer en el error, pero de caer en él, este buscador te penaliza bastante.

  1. Sitio web no optimizado para móviles

La tendencia hoy en día de navegar a través de dispositivos móviles es muy creciente, llegando a alcanzar prácticamente un tercio del total del tráfico generado en la web. Es por ello que todo tipo de web debe estar optimizada para funcionar en un Smartphone en iguales condiciones que en un ordenador.

  1. Cuidar enlaces

En tu web deben aparecer como ya sabemos dos tipos de enlaces; internos y externos. Estos enlaces deben ser de la misma calidad que la publicación y deben dar un plus al usuario ofreciéndole contenido relacionado con ella.           No debemos presentar enlaces rotos (típica página a la que te redireccionan y aparece “Error 404 Not found”), este fallo será gravemente penalizado. Además ofrecerá mala imagen y dará la sensación de que el sitio web esta descuidado.

Por otra parte, es importante comentar que con  la creciente utilización de cualquier tipo de red social, es muy positivo para el SEO aportar enlaces externos dirigidos a los diferentes perfiles que se tengan en ellas.

  1. Nombre y calidad de imágenes

Cuando publiques una imagen en la web asegúrate de que tenga un nombre correcto y adecuado con el tipo de contenido con el que vaya situado. Es decir, que por ejemplo tu imagen no se llame “logo3432.jpg”, si no que por ejemplo, en una publicación de Facebook la imagen se titule “Logo_Facebook_tumarca.jpg”.

Respecto a la calidad, lo ideal es que el formato de las imágenes sea jpg, ya que dotará de una mayor velocidad al sitio web.

  1. Exceso de imágenes

Al igual que el contenido, que sea de calidad, pero no publicar por publicar. Añade lo justo y necesario dependiendo de la extensión del texto.

  1. No inclusión de vídeos o gifs

Está comprobado que los vídeos retienen más al usuario, y si son vídeos cortos mejor. Los usuarios prefieren pequeños vídeos que estar saturados de imágenes y Google lo sabe.

  1. Extensión de los artículos

Otra vez nos se entra en un apartado relacionado con la calidad de la publicación. La extensión nunca debe ser menos de 200-300 letras, y los ideales serán aquellos que alcancen o superen las 900-1000.

  1. Copiar textos de otras webs

Google penaliza el contenido duplicado pero también el contenido copiado de otras webs –considerado como plagio. Inicialmente, se verá mal posicionada la publicación en la que se ha copiado, pero si esto se convierte en algo habitual, tu sitio web quedará permanentemente penalizado.

 

PORTADA ITELLIGENT INBOUND MARKETING

De una forma muy simple, se podría definir Inbound Marketing como un conjunto de técnicas de marketing digital, SEO, analítica web, etc. que te permitan captar clientes. A través de estas técnicas es sencillo alcanzar tu objetivo ya que su puesta en marcha es simple. La dificultad la encontramos en la creación de una estrategia adecuada para poner en práctica estas técnicas en sí, ya que la multitud de opciones existentes son muchas.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que todos los pasos a seguir en dicha estrategia deben tener el sello de tu empresa, que el cliente lo identifique de forma clara y rápida tu marca.

Pasos básicos que debes añadir en tu estrategia de Inbound Marketing y cómo analizarlos:

ESTRATEGIA

1.Optimizar tu web para mejorar el SEO.

¿Qué decir del, tan importante, posicionamiento web? Si quieres que tus clientes sepan de ti, debes cuidar tu imagen y que Google aprecie la calidad de tu contenido para que así, te ofrezca entre sus usuarios. Si no queremos pagar para mejorar éste (SEM), deberemos seguir una serie de pautas. En este caso comentaremos las siguientes:

Objetivo. Establecer un objetivo claro y preciso, cualquier tipo de estrategia necesitará de él.

Web. Es indispensable que el contenido aquí sea de gran calidad ya que éste es clave para generar tráfico por toda la red. Por este motivo cobra importancia en el SEO incluir enlaces a diferentes páginas webs. El site web debe ser sencillo, con contenido atractivo y que la velocidad de navegación sea óptima.

En el caso de que tu web se centre en el comercio electrónico donde se comercialice cualquier producto o servicio, el proceso de compra debe ser muy automático y sencillo. No es momento de preguntar, si no de ofrecer todo tipo de comodidades. El diseño de la web añade hoy en día un aspecto diferente a años atrás, y es que hoy en día la web tiene que estar optimizada para la navegación desde los dispositivos móviles. Tenlo en cuenta, cada vez es mayor el tráfico generado desde ellos.

Blog. ¿Aún no tienes un blog en tu página? Deberías. Créalo y dótalo de buen contenido, sobre actualidad y sobre la actividad que realiza tu empresa.  Este medio es un buen modo de contactar con tus clientes y generar interacciones en tu página web sobre los temas publicados.  A través de él puedes mejorar tu imagen y empezar a construir tu reputación.

Vídeo. Incluir vídeos en tu página puede mejorar mucho tu posicionamiento, y consecuentemente tu rendimiento.  El cliente de hoy en día para la publicidad prefiere el vídeo a la imagen -Google lo sabe, por eso que premia este tipo de contenido-. Eso sí, el vídeo no debe ser excesivamente largo.

Mejora lo que ofreces y cómo lo ofreces. Esto no es nada nuevo, es algo lógico. Ofrece algo mejor que tu competencia (por ejemplo, un mejor precio), mejora sus condiciones (de envío estaría bien) y ofrece comodidades (rápida gestión de compra). De este modo alcanzarás tu objetivo y aumentarás el tráfico.

2. Presencia en diferentes redes sociales.

¿Dónde está mi target? Seguro que en la época que nos encontramos están presentes en todo tipo de redes sociales. Debido a ello, nuestra presencia y constante actividad es vital para nuestra promoción, comunicación con ellos y conocerlos mucho mejor. Busca cuales son las redes sociales más utilizadas y dales la importancia según el puesto que ocupen. Cuanto más utilizada sea una red social, mayor alcance y mayor opción de obtener un engagement óptimo si cuidamos nuestra actividad.

3. Enfoque de la estrategia.

  • Lo importante son los clientes, no la empresa. Debes buscar siempre la fidelización. Es difícil conseguir un cliente, por lo tanto no dejes que se escape.
  • Conocer a mis clientes, tener en cuenta sus opiniones. Este aspecto es clave a la hora de realizar un buen proceso de segmentación, importantísimo de cara a una mejora de la oferta y de la rentabilidad.
  • Buscar un aumento de colaboradores. Tal y cómo mencionamos antes, Google quiere generar tráfico de una página a otra, así que aparte de ofrecerlo, debes conseguir que otras páginas generen tráfico a la tuya. Entran aquí en juego también la contratación de diferentes influencers que promocionen tu marca en las diferentes redes sociales. Cuida a quién contratas, ya que los clientes identificarán tu marca con quien la promocione.
  • Lograr un incremento de suscriptores. La newsletter tiene cierta antigüedad, pero actualmente sigue teniendo gran importancia por su alcance. Este dato no parece que vaya a cambiar, ya que la utilización del e-mail está totalmente globalizada.

Busca un contenido atractivo, que logre que la persona que habrá el e-mail haga clic y acceda a tu web. Si incrementas tu número de suscriptores, estarás aumentando tu alcance, y además estarás obteniendo una información muy valiosa sobre los clientes.

ANALÍTICA

  1. Ventas y consecución de objetivos.

Una correcta contabilización de ellos es básica para después poder obtener resultados, porcentajes u obtención de determinados índices que después analizaremos.

  1. Tráfico web.

Tienes que conocer todo el tráfico que genera tu web, y para ello debes saber quién te visita, de donde proceden y que hicieron durante su visita. Ten en cuenta también los inicios de sesión realizados, que páginas o apartados fueron los más visitados, cuantas páginas visitan de media y cuanto duran dichas visitas. Además de conseguir estos datos, vigila lo siguiente:

  • Visitas al blog. Indispensable para saber si el contenido que publicas es interesante y propicia interacciones con tu público.
  • E-mail marketing. ¿Cuántas personas han llegado a mi web a través de mis e-mails?
  • Enlaces entrantes. Lo comentamos anteriormente, debes saber cuántas personas llegan a tu web gracias a referencias.
  1. Engagement redes sociales.

Nos ayudará a medir el esfuerzo realizado en las diferentes redes sociales en las que hayamos decidido estar presentes. Estableceremos cual es nuestro alcance en cada red social, y en el caso de que nuestra presencia en alguna no sea óptima, a través de estos datos decidiremos si es preciso seguir o no en ella. Por tanto, aquí mediremos las impresiones (me gusta en Facebook), interacciones (comentarios recopilados), clicks (enlaces de acceso a nuestra página), etc. Adicionalmente, si analizamos los datos obtenidos, encontraremos que días y en qué momento del día es más propicio publicar para provocar actividad con nuestros usuarios.

  1. Suscriptores o leads.

Mide la evolución de éstos, te permitirá saber si el contenido que estas generando es atractivo para tu target. Una buena opción en este apartado es clasificar a tus leads según sus preferencias, y por ejemplo, de este modo crear diferentes listas para la newsletter.

  1. Índices de rendimiento.

Hay muchos indicadores de rendimiento muy útiles para la medición de un objetivo. En este caso, vamos a mencionar tres de ellos:

  • ROI. Índice sobre el retorno de la inversión, mide el beneficio exacto de cada producto, el coste que ha requerido. Es importante obtenerlo ya que de él podríamos deducir si debemos dejar de utilizar una determinada técnica publicitaria, por ejemplo. El ROI también te ayudará saber qué producto da una mejor rentabilidad.
  • Coste por adquisición (CPA). ¿Cuánto me ha costado cada unidad vendida?
  • Conversión. Es el objetivo final. Es un porcentaje del total de usuarios que compran o realizan la acción que deseemos que hagan y han recorrido todo el proceso, desde mostrar interés hasta realizar la acción final, es decir, han pasado por el conocido funnel sales.

Todos estos datos te permitirán obtener un control total sobre tus propios intereses y sobre los usuarios. Saber si vas en la dirección correcta o necesitas utilizar medidas correctoras en el caso de no conseguir tu objetivo.