Tag: cloud computing

  • El pasado 9 de abril Google anunció el lanzamiento de su nueva plataforma abierta de Google Cloud, Anthos, disponible en fase beta para todos los clientes.
  • “Write once, run anywhere”, premisa en la que se basa Anthos, permitir a los usuarios ejecutar aplicaciones desde cualquier lugar.

google cloud

Esta nueva plataforma cloud fue presentado justo al inicio del Google Cloud Next 2019 en San Francisco y ya está disponible en versión beta para todos los clientes.

Anthos se basa en Kubernetes, el proyecto de orquestación de contenedores de código abierto desarrollado originalmente en Google para administrar implementaciones en la nube. Se trata de una nueva plataforma que permite ejecutar contenedores sin la necesidad de tener que acceder a un servidor. La plataforma aumenta o disminuye automáticamente su tamaño en función del tráfico. De ese modo, el cliente termina pagando solamente por los recursos que realmente utiliza. Además, facilitará las cosas a administradores y desarrolladores ya que no les obligará a aprender diferentes entornos y API.

Anthos permite adoptar una infraestructura de nube pública con varios proveedores como Azure de Microsoft o AWS de Amazon.  La idea es que se pueda combinar datos y aplicaciones que se encuentran dentro de su infraestructura, haciendo uso de nubes públicas.

“We are introducing a new product called Anthos, that not only allows customers to deploy Google Cloud in their own data centers (Hybrid Cloud), but also gives them the flexibility to build, run and manage their workloads within their data centre, on Google Cloud, or other cloud providers (Multi-Cloud) without making any changes,”  Estamos introduciendo un nuevo producto llamado Anthos, que no solo permite a los clientes implementar Google Cloud en sus propios centros de datos (Hybrid Cloud), sino que también les brinda la flexibilidad para construir, ejecutar y administrar sus cargas de trabajo dentro de su centro de datos, en Google. Cloud, u otros proveedores de la nube (Multi-Cloud) sin realizar ningún cambio, según dijo Thomas Kurian, CEO de Google Cloud.

Google también anunció Anthos Migrate, un servicio beta que mueve automáticamente las máquinas virtuales que se ejecutan en los locales u otros proveedores de la nube a contenedores en GKE. Suponiendo que funcione, ese es un camino mucho más fácil hacia la nube para las empresas preocupadas por romper aplicaciones de misión crítica durante el traslado.

Por otro lado, cabe destacar que Amazon AWS y Microsoft también han dado prioridad a los clientes de la nube híbrida en los últimos años. AWS ha lanzado varios productos desarrollados junto con el robusto centro de datos VMware, y el producto Azure Stack de Microsoft también ofrece una tecnología similar.

 

Un tema bastante candente en la actualidad es el Cloud Computing -también conocido como computación en la nube-, ya que gracias al éste, pequeñas y grandes empresas pueden hacer uso de una gran selección de recursos que facilitan la gestión e implementación de aplicaciones y/o infraestructuras en su negocio. Se pueden diferenciar tres modelos de servicios en la nube: infraestructura como servicio (IaaS), plataforma como servicio (PaaS) y software como servicio (SaaS). Para saber qué servicios en la nube nos conviene implementar en nuestro negocio, es importante entender qué es y qué funciones poseen. Por este motivo, a continuación, os desglosamos cada una de ellas:

Infraestructure as a service – Infraestructura como servicio (IaaS)

Al igual que con todos los servicios de Cloud Computing, brinda acceso a los recursos de computación en un entorno virtual, “la Nube”, a través de una conexión pública, generalmente Internet. Sin embargo, con IaaS, el cliente tiene acceso a componentes virtuales para construir sus propias plataformas de IT. Este servicio informático en la nube es proporcionado por un proveedor externo y tanto el alojamiento, administración como mantenimiento del hardware es sustentado por el cliente. Por norma general, el modelo típico de facturación de los servicios IaaS sigue el principio de “pago por uso”.

Las principales funciones de IaaS son:

  • Escalabilidad. La infraestructura es escalable, en función de las necesidades de almacenamiento y procesamiento.
  • El hardware físico subyacente que soporta IaaS lo configura y mantiene un proveedor en la nube, lo que permite ahorrar tiempo y el coste de comprar y mantener su propio hardware a la empresa.
  • Pay for use o pago por uso. La empresa solo paga por el recurso que realmente utiliza
  • Fácil acceso. Se puede acceder al servicio desde cualquier lugar a través de Internet, siempre que el protocolo de seguridad de la nube lo permita.
  • Como los datos están en la nube, no existe ningún punto de fracaso.

Algunos ejemplos de IaaS son: DigitalOcean, Linode, Rackspace, Amazon Web Services (AWS), Cisco Metapod, Microsoft Azure, Google Compute Engine (GCE)

Platform as a service – Plataforma como servicio (PaaS) 

Este servicio cloud proporciona una plataforma, orientada a desarrolladores, para que les permitan crear aplicaciones y servicios accediendo simplemente a través de su navegador web. El cliente puede gestionar, distribuir, personalizar y probar por si mismos sus aplicaciones. Los servicios PaaS se alojan en la nube y los usuarios pueden acceder a ellos simplemente a través de su navegador web.

Las principales funciones de PaaS son:

  • La empresa se puede centrar únicamente en el desarrollo ya que no necesitan preocuparse por invertir en una infraestructura física.
  • Simplemente a través de un navegar web se pude desarrollar  una aplicación sin necesidad de contratar personal experto para ello.
  • Flexible y adaptable. El cliente tiene control absoluto sobre las herramientas instaladas dentro de sus plataformas y puede crear una plataforma que se adapte a sus necesidades específicas.
  • Es posible el trabajo en remoto si los equipos de desarrollo se encuentran ubicados en diferentes zonas geográficas ya que al entorno de desarrollo se accede a través de internet.

Algunos ejemplos de PaaS son: AWS Elastic Beanstalk, Windows Azure, Heroku, Force.com, Google App Engine, Apache Stratos, OpenShift

Software as a service – Software como servicio (SaaS) 

Se trata de cualquier servicio basado en la web, es decir, hace referencia a un tipo de servicio cloud por el cual los clientes pagan por el acceso a una aplicación en Internet. Las aplicaciones están alojadas por un proveedor y puestas a disposición de los clientes en una base de suscripción. Todo el desarrollo, mantenimiento, actualizaciones, copias de seguridad es responsabilidad del proveedor. Los usuarios no instalan aplicaciones en sus dispositivos locales, sino que las aplicaciones residen en una red cloud remota a la que se accede a través de la web o una API.

Las principales funciones de SaaS son:

  • Sin instalación o descarga. Una de las grandes ventajas de SaaS es que los usuarios no tienen que descargar ni instalar el software. Al tratarse de un servicio en la nube, directamente desde un explorador web pueden acceder a la aplicación SaaS.
  • Accesible. Ligado al anterior, el usuario solo necesitará un dispositivo que disponga de Internet para conectarse y comenzar a utilizar los servicios. Asimismo, pueden utilizar tanto dispositivos  móviles como fijos, lo que permite la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar.
  • Externalización. El mantenimiento y actualizaciones del software no dependen del usuario que utiliza el servicio. Son los proveedores del SaaS quienes se encargan del correcto funcionamiento del software, actualización y mantenimiento.
  • Económicamente accesible. Por lo general, los servicios de SaaS se pagan solo por lo que se usa, por usuario o por el derecho a acceder al uso del software durante un determinado periodo de tiempo -por ejemplo, mensualmente-
  • Fácil integración con el personal de la empresa. Los usuarios no requieren una cualificación experta en informática. Simplemente, desde un dispositivo con acceso a Internet pueden comenzar a desempeñar sus funciones puesto que no se requiere ningún tipo de licencia, instalación de software o cualificación experta.
  • Seguridad. Los datos están seguros gracias a su almacenamiento en un servidor en la nube ya que, de este modo, se producen menos anomalías o pérdidas de datos. Además, un error en el equipo no provocará pérdida de datos.

Algunos ejemplos de SaaS son: Google Apps, Dropbox, Salesforce, Cisco WebEx, Concur, GoToMeeting, CRM online

 

Amazon Web Services (o AWS) es una plataforma de servicios Cloud Computing que ofrece: almacenamiento, redes, bases de datos (BBDD), potencia de cómputo, entre otras funcionalidades. AWS dispone de más de 50 servicios y tanto startups, autónomos, pymes, grandes empresas como clientes del sector público pueden hacer uso de estos servicios en la nube y tener acceso a los elementos básicos que necesitan para responder con rapidez a los diferentes requisitos empresariales.

En 2006, AWS comenzó a proporcionar servicios de infraestructura de TI (Tecnología de la Información) para empresas en forma de servicios web o también conocido como informática en la nube (Cloud computing). Pero, ¿qué es exactamente la informática en la nube? El Cloud Computing es algo que cada vez más empresas adoptan en sus modelos de negocio y se produce lo que conocemos como economía de escala: se crean sinergias que facilitan el trabajo y promueven la reducción de costes. Para AWS, la informática en la nube se trata de la entrega bajo demanda de capacidad informática, almacenamiento de bases de datos, aplicaciones y otros recursos a través de una plataforma cloud a través de Internet y con un sistema de precios basado en el consumo.

Esto último es una de las ventajas de utilizar AWS, solo se tiene que pagar cuando consumes recursos informáticos y solo se paga la cantidad que se consume, sin necesidad de invertir en un centro de datos propio o comprar servidores físicos.

Algunos beneficios de utilizar Amazon AWS son:

  1. Flexibilidad. AWS permite seleccionar el sistema operativo, el lenguaje de programación, la plataforma de aplicaciones web, la base de datos u otros servicios que necesites. Puedes determinar la plataforma de desarrollo o el modelo de programación que tenga más sentido para tu negocio. Esta flexibilidad permite que puedas centrarte en la innovación y no en la infraestructura.
  2. Rentabilidad. AWS ofrece precios bajos por uso, sin gastos anticipados ni compromisos a largo plazo. Únicamente tienes que afrontar el costo de la potencia de cómputo, el almacenamiento y demás tipos de recursos que vayas a utilizar. En lugar de tener que realizar una cuantiosa inversión en centros de datos y servidores, puede utilizar la informática en la nube y pagar únicamente cuando consuma recursos informáticos, y solamente en función del consumo realizado.
  3. Velocidad. Gracias AWS, se puede ganar en agilidad en la organización, se puede reducir el tiempo que dichos recursos tardan en estar disponibles para los desarrolladores, puede pasar de semanas a cuestión de minutos.
  4. Escalabilidad y elasticidad. Gracias al respaldo de la sólida infraestructura de Amazon con herramientas como AWS, Auto Scaling y Elastic Load Balancing, se tiene acceso a los recursos informáticos y de almacenamiento siempre que sea necesario.
  5. Seguridad. AWS es una plataforma tecnológica que cuenta con certificaciones y acreditaciones administrar la infraestructura de TI de las empresas de manera segura y durarera.

En el mercado que cambia constantemente parece que la adaptación ya no es una elección. Si las empresas quieren sobrevivir en el mundo real, tienen que empezar por realizar los cambios en el ámbito digital cuanto antes posible, incluidas las del sector inmobiliario o retail.

Si bien la transformación digital es una necesidad universal para todos los sectores, la forma en la que llega a cada uno de ellos depende de las características del propio sector. En el caso del sector retail está claro que los consumidores son los que marcan el ritmo, por lo que antes de empezar deberíamos preguntarnos: ¿Quiénes son mis clientes y qué esperan en la experiencia de compra?

Dadas las características específicas del proceso de venta, las empresas del sector retail solían seguir un modelo de negocio tradicional. Sin embargo, los cambios que se van produciendo en el comportamiento y hábitos de los consumidores en los últimos años les han obligado a plantearse unos cambios importantes.

Cada vez más los consumidores apuestan por las experiencias digitales, sobre todo las generaciones más jóvenes que han crecido rodeados de las nuevas tecnologías y les gusta hacer el uso de ellas cada vez que puedan. Aunque, ahora mismo puede que no sean los consumidores principales, dentro de unos pocos años se convertirán en los clientes potenciales.

Por otra parte, los consumidores habituales disponen de menos tiempo libre, por lo que no quieren perderlo haciendo colas, ni buscando los productos que se ajusten a sus necesidades; la clave está en ofrecerles una experiencia que, además de ser entretenida, cubra estas necesidades aprovechando las nuevas tecnologías.

pago con movil_trannsformacion digital

Estos son los 4 factores señalados como clave en un estudio realizado por la Fundación Orange:

  1. Mobile. Hoy en día los dispositivos móviles se han convertido en la pantalla más usada, por lo que es un factor difícil de ignorar a la hora de hablar de digitalización. Su uso aporta múltiples beneficios, tanto para los consumidores como para las empresas, entre las cuales cabe mencionar la posibilidad de realizar la compra desde cualquier lugar o la posibilidad de pagar con el móvil.
  2. Cloud. Para poder atender las nuevas necesidades de los clientes, la computación en la nube parece ser el camino más deseable. Cloud computing permite sincronizar toda la información en el tiempo real facilitando una experiencia fluida para el cliente, independientemente del canal o pantalla que decida utilizar.
  3. Social. Las redes sociales esconden un enorme potencial para cualquier tipo de negocio, así que es un aspecto fundamental a la hora de realizar los cambios. Un buen manejo de las comunidades virtuales puede contribuir en la imagen de la marca y reforzar su posición en el mercado.
  4. IoT. Si hablamos de la transformación digital, la aplicación de las innovaciones conocidas como Internet of Things o Internet de las Cosas es una apuesta segura. Estas son algunas ideas que pueden ser empleadas en el sector retail:
    • Las etiquetas RFID pueden agilizar de forma significativa la reposición de las mercancías y permiten tener un mejor control sobre las existencias.
    • Los beacons son los pequeños dispositivos de bajo consumo que utilizan la conexión de Bluetooth. Pueden conectarse con el móvil del consumidor y aportarle una información adicional sobre un producto, como una descripción, otros colores o tallas disponibles, etc.
    • Los probadores inteligentes que permiten mantenerse en contacto con el asistente de la tienda ya son una realidad. En España la primera empresa en introducir esa innovación ha sido Inditex.

¿Cuáles son las tendencias actuales?

  • Omnicanalidad y multipantalla: se trata de aprovechar todos los canales disponibles para llegar al cliente y darle la oportunidad para realizar la compra desde cualquier lugar y a cualquier hora.
  • Automatización y personalización: paradójicamente la automatización en este caso convierte la compra en una experiencia más humana. Gracias a los datos obtenidos en el proceso de la compra es posible ajustar la experiencia al gusto de cliente de una forma que sería prácticamente imposible de lograr en una tienda física.
  • Showrooming y webrooming: estos dos conceptos son un perfecto ejemplo de nuevos comportamientos practicados por los consumidores. El primero, es cuando un cliente visita una tienda para ver el producto físico para posteriormente comprarlo a través de la tienda online; y el segundo, webrooming, es lo opuesto al showrooming. En ambos casos la convergencia de lo físico y lo virtual es imprescindible para facilitar esas prácticas a los consumidores.
  • Click&collect: esa práctica consiste en realizar la compra online para posteriormente recogerla en el establecimiento escogido. El cliente ahorra el tiempo que tendría que gastar buscando la ropa en la tienda, pero también los gastos del envío al recogerla personalmente.
  • Convergencia on–off: no se trata de descartar los establecimientos físicos, sino todo lo contrario, convertirlos en el eje central de la experiencia de compra. Adaptar a la nueva realidad con la ayuda de tecnología: los probadores interactivos, etiquetas RIFD o beacons, sólo son algunas de las ideas que se podrían aprovechar en este concepto.

Beneficios para todos: ¿qué beneficios se obtienen?

  • Una compra más eficiente aumenta el nivel de la satisfacción del cliente.
  • Se refuerza la confianza depositada en la marca y aumenta el nivel de fidelización.
  • Los datos recolectados permiten mejorar la atención al cliente.
  • Un mejor control sobre el stock y reducción de la posibilidad del fraude.

La transformación digital del sector retail está en marcha y aunque en un primer instante los desafíos que se presentan pueden resultar sobrecogedores, el resultado final beneficiará tanto a los consumidores, como a la propia empresa.