Nuestro Blog

Tras lo que hemos recopilado de lo que ha sucedido en el mundo del marketing digital durante este 2019 y lo que hemos podido averiguar de los próximos avances, os traemos las que creemos serán las principales tendencias del Marketing Digital para el próximo 2020.

En el medio digital aparecen nuevas redes que surgen día a día, proporcionando diversas formas de ampliar las fronteras de la marca.  Lo más importante de todo es estar al día de las innovaciones y por supuesto, estar atento a las necesidades del usuario. El principal motor hoy en día son las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial o el Big Data y esto se refleja en algunas de las tendencias para este 2020:

1. Los usuarios prefieren cada vez más las búsquedas por voz.   

Para adaptarse a este nuevo comportamiento es necesario crear contenido en torno a frases semánticas, sustituyendo a las típicas palabras clave. Los altavoces inteligentes son el dispositivo con el crecimiento más acelerado del mundo, estos son usados más para acciones diarias como preguntar por el tiempo que hará durante el día o poner música, en lugar de realizar compras. La creación de contenido de marca específico adaptado a los altavoces inteligentes será la tendencia de los próximos años.

2. Trato personalizado y comunicarse con la marca

La comunicación de masas cada vez tiene menos repercusión. Para que la comunicación entre el usuario y la marca fluya el mensaje debe estar personalizada lo máximo posible. Respecto a la comunicación entre el usuario y la marca, debe ser lo más inmediata posible, para esto muchas empresas se opta cada vez más por el uso de WhatsApp para empresas, Messenger o la más usada, los Chatbots, para responder los mensajes de usuarios, que gracias a la Inteligencia Artificial permite mantener conversaciones personalizadas en tiempo real con sus clientes.

3. Encontrar nuevos productos en las Redes Sociales

Cada vez más usuarios realizan compras a través de las RRSS o gracias a éstas, ya sea porque hayan visto el producto, porque hayan comprado directamente desde la red social o hayan buscado información del producto. Los “shoppable posts” estarán a la orden del día en las publicaciones de las marcas. Básicamente son posts donde aparece información del producto como su nombre y precio, haciendo clic te redirigen a la página oficial donde se encuentra el producto para que puedas comprarlo, funcionan mejor los vídeos cortos que las imágenes.

4. Una imagen vale más que mil palabras

La importancia del vídeo no para de aumentar, por eso es que YouTube cuenta hoy en día con más de mil millones de usuarios activos, cada vez más marcas utilizan este formato para anunciarse. Instagram y Facebook son plataformas ideales para mostrar a los usuarios contenido de vídeo, incluso vídeos en directo.

Por otro lado, el podcast ofrece la ventaja de poder consumirse mientras realizamos actividades. Este formato ayudará a la creación de branded content ya que el usuario concibe este tipo de contenido como más cercano y amigable.

5. Los contenidos interactivos y/o inmersos atraen a los usuarios

Gracias a la Inteligencia Artificial las marcas son cada vez más capaces de crear contenidos que proporcionen a los usuarios mejores experiencias y más personalizadas. Contenidos como los vídeos interactivos, la realidad virtual y la realidad aumentada tienen un gran potencial de éxito, el problema es que las marcas no saben sacar partido de ello. Este tipo de contenido ponen al alcance de las marcas la innovación y la creatividad que les permitirá diferenciarse de la competencia.

En resumen, las principales tendencias del Marketing Digital para este 2020 se centran en sacar partido a las nuevas tecnologías y a la Inteligencia Artificial así como saber qué necesita su target y adaptarse a él,  el consumidor.

Por último, te animamos que eches un vistazo a las Tendencias de Marketing Digital que publicamos sobre el 2019.

Gracias a las nuevas tecnologías de Información (TIC) e Internet, hoy en día la experiencia de los usuarios en un museo puede ir más allá que el simple hecho de observar obras de arte. A día de hoy los museos apuestan cada vez más por alternativas para adaptarse al consumidor a través de tecnologías como la Inteligencia Artificial y la gamificación.

Adaptación al consumidor

La manera de adaptar esta experiencia al consumidor sería mediante inteligencia artificial y a través de un sistema de “Visual Sensoring” de forma que se obtiene información tal como la edad aproximada de los visitantes para saber el nivel de tecnicismos usados a la hora de informar acerca de una obra artística o adaptar la comunicación a las personas de avanzada edad con la interacción por voz.

Otra tecnología para adaptar el museo al usuario es a través de un sistema de tracking con el que se puede conocer los puntos principales dentro del museo; las obras más visitadas, dónde permanecen durante más tiempo los visitantes, zonas que nadie visita, etc.

Por otro lado, uno de los principales problemas que encuentran los usuarios es la falta de ayuda para la navegación por el museo, para ello existe un software llamado ‘Sistema de posicionamiento en interiores’, algo que Apple ha estado desarrollando para mapear en interiores. De esta forma los visitantes podrán guiarse dentro del museo.

Estas herramientas permitirán a los responsables del museo generar experiencias y configurarlas para los visitantes.

Gamificación

En un post anterior, comentábamos que la gamificación se centra en el uso de mecánicas del juego para impulsar la participación y generar una mayor motivación/implicación tanto de públicos internos como externos dentro del mundo empresarial. En este sentido, a través de técnicas de gamificación podemos introducir elementos que motiven al visitante a realizar una determinada acción. Algunos ejemplos de este tipo de acciones pueden ser:

  • Liga. Grupos de visitantes compiten entre sí a través de una competición con resultados valorados. Ofrecen una compensación a los ganadores.
  • Juega a ser Sherlock. Deben buscar determinados elementos del museo o dentro de una obra y hacer de la visita a un museo un juego búsqueda y descubrimiento de conocimiento.
  • Quiz. A modo de juego “trivial”, responder preguntas sobre obras o elementos del museo, en base al número de aciertos, pueden obtener descuentos en la tienda de souvenirs del museo o descuento para ver otra exposición no permanente, por ejemplo. Para ello, se podría optar por solicitar el mail al usuario para enviar el descuento online y tener un registro de participantes.
  • Una alternativa para visitantes online, más enfocado al tema educativo, tendrá un determinado itinerario (ej. la Hispania romana), una determinada información, a través de una determinada comunicación y poseerá una gamificación adaptada y personalizada.
  • Realidad virtual. La tecnología más puntera y atractiva, a través de ésta los visitantes podrían tener experiencias únicas que solo podrán experimentar acudiendo al museo.

Uno de los principales problemas de los museos es que los usuarios solo visitan una sola vez. Gracias a estas tecnologías, supone una alternativa atractiva para los gestores de museos y que puedan llegar a convertirse en un lugar de diversión y aprendizaje y de esta forma conseguir mayor fidelidad por parte de los usuarios y visiten museos más de una vez.

Desde la llegada de Internet las compañías además de poseer datos internos estructurados y almacenados en Bases de Datos, manejan nuevos datos externos de diversas fuentes procedentes de Internet (redes sociales, noticias, open data, etc) y en formatos poco estructurados (PDF, html, imágenes, vídeos, etc). Estos últimos suponen casi un 80% del total de datos que puede manejar una compañía. A este tipo de datos desestructurados, se le conoce bajo el nombre de dark data (datos oscuros) y su análisis supone todo un reto.

Qué es Dark Data

En muchas ocasiones, para explicar qué es Dark Data (datos oscuros) utilizamos la imagen de un icerberg porque resulta más fácil de explicar y de entender. Observando el iceberg, podríamos decir que aquellos datos que posee una compañía de forma interna y estructura en sus base de datos es aquella información que se conoce y resulta «sencilla» de manejar -la parte del iceberg que se ve fuera del agua-. Por otro lado, toda la información externa de una compañía -datos desestructurados- es la que se desconoce y cuyo manejo es más complicado -la parte del iceberg que está sumergida en el agua-.  Este último tipo de datos es lo que se le llama Dark Data (el dato que no se ve) y que, muchas veces, las compañías ni siquiera se dan cuenta del poderoso conocimiento inherente que hay en estos datos.

¿Cómo sacar partido al Dark Data? 

El problema inherente al dark data es la inaccesibilidad de los datos y la dificultad para registrarlos y tratarlos. El objetivo de cualquier empresa es identificar oportunidades y en este caso, el Dark Data puede proporcionar información valiosa sobre nuevos clientes y/o negocios, descubrir nuevo conocimiento y tener una ventaja competitiva. Sin embargo, ¿cómo solucionar la desestructuración de datos para tener una ventaja competitiva? ¿cómo sacar partido al Dark Data? Lo podemos conseguir a través del siguiente procedimiento:

  • Extracción de datos con analítica avanzada (Business Analytics). Extraer  datos de diversas fuentes (redes sociales, sensores, open data, noticias, etc) y, a través de analítica avanzada, extraer la información importante y cruzar los datos para mejorar así la información obtenida. Existen varios tipos de analítica avanzada que os lo contamos en un post anterior: qué es business analytics
  • Homogenización de los datos. Sirve para llevar a cabo la limpieza de datos y consiste en separar la información en diferentes campo y unificar criterios para un mejor manejo y análisis de los datos. Como resultado obtendrás una estandarización o clasificación de la información extraída.
  • Enriquecimiento de los datos. Incorporar nuevos datos o datos internos ya existentes a los datos extraídos del Dark Data para así «enriquecerlos» (por ejemplo, incluir información geográfica, datos de clientes, etc)

 

 

Un nuevo método de pago ha llegado esta semana a Facebook y Messenger en EE.UU: Facebook Pay, más adelante estará disponible en otros países. Con esta nueva funcionalidad,  Facebook Pay, se puede agregar el método de pago en una sola vez. El objetivo es poder usarlo en aquellas plataformas donde esté disponible y realizar el pago de forma más ágil y sencilla. Algunas de las características más atractivas de este sistema es que el usuario tenga la opción de ver el  historial de pagos y pueda administrar sus métodos de pago y actualizar la configuración en un único lugar.

Más adelante, Facebook tiene previsto ampliar Facebook Pay para que los usuarios puedan disfrutar de esta  experiencia de pago en otras redes sociales como Instagram y WhatsApp,  de manera segura -Facebook ofrece experiencias de pago fiables desde 2007-, consistente y conveniente -compatible con la mayor parte de tarjetas de crédito, débito y PayPal-.

Con Facebook Pay puedes:

  • Agregar el método de pago preferido una única vez y luego usar Facebook Pay donde esté disponible para realizar pagos y compras en el resto de apps de la marca Facebook, en lugar de tener que volver a ingresar la información de pago cada vez.
  • Configurar Facebook Pay, aplicación por aplicación u optar por configurarlo para usarlo en todas las apps (cuando esté disponible). Esto significa que no se configurará automáticamente Facebook Pay en las apps en las que esté activa esta opción al no ser que el usuario elija hacerlo.
  • Ver el historial de pagos, administrar los métodos de pago y actualizar la configuración en un solo lugar.
  • Obtener el servicio de «Atención al cliente» en tiempo real a través del chat online. Esta opción en principio sólo estaría disponible en EE.UU. y más adelante, en otros lugares del mundo.
  • Comprender claramente qué servicios de pago son parte de Facebook.

Facebook  asegura que los datos del pago son almacenados y cifrados de manera segura, contando con un sistema de monitorización anti-fraude para impedir pagos no autorizados. Por otro lado,  esta plataforma de pago cuenta con una capa de seguridad adicional basado en un PIN o un método de identificación del propio dispositivo móvil, sin que Facebook obtenga o almacene ningún de estos datos, y así lo detalla Deborah Liu, VP, Marketplace & Commerce de Fecebook:

«Diseñamos Facebook Pay para almacenar y encriptar de forma segura su tarjeta y números de cuenta bancaria, realizar un monitoreo antifraude en nuestros sistemas para detectar actividades no autorizadas y proporcionar notificaciones para la actividad de la cuenta. También, puede agregar un PIN o usar la biometría de su dispositivo, como el reconocimiento de identificación táctil o facial, para una capa adicional de seguridad al enviar dinero o realizar un pago. Facebook no recibe ni almacena la información biométrica de su dispositivo. Obtenga más información sobre la privacidad de Facebook Pay«

La consolidación de este servicio de pago forma parte de un intento de Facebook de unificar sus plataformas social media (Facebook, Messenger, Whatsapp, Instagram) para que estén bajo una sola marca consistente. El mercado ya ha reaccionado y las acciones de la red social de Mark Zuckerberg han aumentado un 2,56%.